Posted on / by Vannia Sanchez / in Noticias

Punk en la ciudad

Hoy te contamos como vivimos la tercera edición de Ciudad Punk, en el Casco Antiguo de Asunción.

Arrancábamos  temprano con los chicos de Batallón 40, con un público que comenzaba a llegar.

Seguido tuvimos a los Piter Punk, el publico estuvo coreando temas como “Tiempo Perdido” o “Día de Gloria”, dejando  una sorpresa para cuando suba la tercera agrupación de la noche; Jauría.

Tuvimos en escena a Ciro Pertusi, con su Jauría, deleitándonos con temas que todos coreaban con emoción, estaba de vuelta en nuestro país después de 4 años.

Preguntaba por momentos quienes fueron a verlo a Sacramento, el concierto tan intimo de la noche anterior, en Sacramento Breawing Co.

En medio del show suben a escena algunos integrantes de Piter Punk, para acompañarlos en su temas Áspero y Tosco.

 

Hablamos con Manolo Bejarano, guitarrista de Piter Punk; quien nos comento que Ciro Pertusi demostró ser una persona humilde y muy carismática, personalmente para el fue un placer enorme tocar con la misma guitarra que el y que nunca se imagino llegar a compartir escenario con su ídolo.

Añade Gabo Baierling que tocar con Ciro lo hizo sentir muy tranquilo, sus compañeros de banda le transmitían mucha seguridad, esta vez «jugaba de local», tocaba junto con sus amigos y también estaban algunos entre el público.

«Fueron días muy intensos, por suerte tuvimos una prueba de sonido en Sacramento un día antes, nos trataron muy bien y me siento privilegiado por la invitación, el puede tocar solo si quiere, porque es Ciro Pertusi» concluye Gabo.

Aproximadamente a las 23hs subieron los chicos de Bulldog, se formaba un pogo frente al escenario, personas volando por encima de otras, la emoción y la adrenalina se apoderaba del lugar, pero aun faltaba el plato fuerte de la noche. Nos deleitaron con un show de casi dos horas, en las que el publico no paró un segundo de corear sus temas y emocionarse.

 

Pasando la media noche subía al escenario el que en algún momento fue baterista de la legendaria banda The Ramones; Marky Ramone. Se volvía a gestar un pogo en medio, justo frente al escenario, esta vez mucho mas grande que el anterior, la emoción nuevamente tenia el papel protagónico de la noche.

Arrancando con Rockaway Beach, para continuar con Teenage Lobotomy, pasando por los clasicos Judy is a Punk, I Wanna Be SedatedSheena Is a Punk Rocker.

No faltaron los temas como Neddles and Pins y R.A.M.O.N.E.S, del segundo encore formaron parte What a Wonderfull Word y cerraba el show con Merry Christmas (I Don’t Want to Fight Tonight).

El último tema marcaba el final de una noche llena de emoción, adrenalina y por sobre todo mucho punk.

AVISALE A LOS PERROS: