Posted on / by Vannia Sanchez / in Noticias

Una leyenda de la Generación X

Durante su corta vida River Phoenix trabajo en 13 películas, rodeado de grandes actores como Harrison Ford, incluyendo una nominación al Oscar como Mejor Actor de Reparto.

Con un pasado bastante religioso, una familia un tanto conflictiva, tanto él como sus hermanos sufrieron durante su infancia, llegando incluso a formar parte de una secta de misioneros que llegó a promover la prostitución infantil como medio de recaudar dinero. Abandonaron el culto y cambiaron el apellido familiar a Phenix, como renaciendo de las cenizas.

Tras años cantando en las calles por monedas, gracias a un agente de talentos se adentró al mundo del cine, junto con sus hermanos, tuvo bastante éxito, fue el más exitoso de los hermanos, se volvió vegetariano y fue activista por los derechos de los animales y el medio ambiente. Inspirando a artistas como Leonardo Di Caprio o Jared Leto.

Cuando Joaquín no alcanzaba el éxito de su hermano mayor, River, este le menciono una frase: «Vas a volver a actuar y serás más conocido que yo»

Para River el cine nunca fue una pasión, lo que en realidad lo apasionaba era la música. Tenía una banda con su hermana Rain, Aleka’s Attic, y dedicaba gran parte de su tiempo a ejecutar la guitarra y componer. Prefería ese ambiente, alejado de la fama y los excesos.

Su mejor interpretación fue en My Own Private Idaho, junto a Keanu Reeves, en un papel de prostituto y drogadicto. River estuvo tan metido en el papel, llegando también a consumir todo tipo de drogas.

Lo que nunca espero fue que en la noche del 30 de Octubre de 1993, luego de acordar con su hermano Joaquín y su novia, Samantha Mathis tocar en un local perteneciente a Johhny Deep, con Flea, bajista de Red hot Chili Peppers. Este último comunicó que no había lugar para él, entonces, River tomó su guitarra y se sentó con una expresión bastante triste. En ese momento un amigo cercano a ellos (algunos aseguran que fue John Frusciante), le ofrece un trago, River no pregunta y lo bebe. No sabía que se trataba de speedball, una mezcla de cocaína y heroína.

Las personas que presenciaron eso comentaron que el joven actor pidió ayuda por no encontrarse bien, estaba sudado y un poco mareado. “Creo que tengo una sobredosis”, fue lo último que dijo antes de vomitar y caer al suelo.
Tuvo convulsiones durante 5 minutos, Joaquín trato de reanimarlo sin éxito. Llamo al 911 solicitando ayuda, pero ya fue demasiado tarde. Lo declararon muerto a la 01:45 del 31 de octubre. La familia no quiso prestar declaración en los días posteriores, solo su madre redacto una carta para un periódico, suplicando a las personas jóvenes que no consuman drogas.

Su muerte para Joaquín y su novia Samantha, como para otras personas fue bastante dolorosa, mucho más para el hermano menor, que se sintió culpa gran parte de su vida por insistir en salir esa noche, mientras que River solo quería quedarse en su hogar.

Hoy podemos afirmar que lo que River vaticinó en algún momento, se volvió realidad tras el éxito de su pequeño hermano interpretando al Joker. Un rol que lo marcará para siempre.

AVISALE A LOS PERROS: