¿Qué pasó de Turkish Blend?

Si recién comenzaste a escuchar rock hecho acá hace unos pocos años, probablemente ahora mismo te estés preguntando ¡¿Qué carajos es Turkish Blend?. Bueno, para quiénes no lo sepan, Turkish Blend fue una banda de gran influencia para la escena local allá por mediados de los ’90. Fu

El estilo musical de la banda era mayormente hardcore, aunque también había temás bastante punk así como interesantes incursiones en el ska punk. Como muchas bandas paraguayas, por esas cosas de la vida Turkish Blend quedó por el camino. Formaron parte de la banda Iron Lobo Jr en bajo y voz, Gabriel Benítez en guitarra y voz, Bruno Ferreiro, sí el de Flou, en guitarras y Julio Ovelar en la bata. Un dato no menor es que antes de tener un baterista fijo, por Turkish Blend pasaron en calidad de sesionistas y bateristas en vivo Sebas Gulino, actual Paiko y el gran Laucha Arce, quien en vida fuera parte de Deliverans.

Ya en el año 1998, con una formación sólida y estable la banda se mete a grabar su primer y único disco 339 en los estudios de Kamikaze Records, sello artífice de varios discos de la gran puta. Poco después, la banda se disolvió.

¿El motivo? Gabriel Benítez tuvo la oportunidad de viajar al exterior por cosas de la vida y tuvo que dejar la banda. Los demás integrantes decidieron que era imposible seguir con un reemplazo por que la química de la banda se vería afectada. Según los mismos integrantes era mejor que Turkish se acabe en su mejor momento, en lugar de seguir tocando solamente por tocar, sin feeling.

Fichame la cabellera de Bruno en este video.

Iron Lobo Jr. contaba que por aquellas épocas era grabar algo o quedar en la nada ya que no existían las facilidades de distribución que tenemos hoy día. Por esa razón decidieron dejar un material grabado para la posteridad (?) y por esa decisión, este humilde servidor les da las gracias.

Lanzamiento de 339 en la ex fábrica de Martel – Foto extraída del facebook de Iron Lobo Jr.

Hace un par de años Ripe Banana Skins covereó Nothing Left teniendo como invitado a Iron Lobo Jr.

339 apenas dura media hora, lo que le toma a las Aerolíneas 27 llegar desde Capiatá hasta el centro de Asunción (?). No obstante, en esa media hora tenemos un ritmo vertiginoso y acelerado que contagia rápidamente. Sin dudas, un hito del rock paraguayo y un disco que hay que tener (aunque sea en digital), conocer y valorar.

Mención especial al track Paralelo, que cuenta con la colaboración en voces de Walter Cabrera.

COMENTARIOS

Meii Ayala

Música, series, fangirling, fútbol y birra. Powered by Pilsen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *