Posted on / by Mei Ayala / in Ere Erea

Alex Kapranos arrestado en Rusia por espía

Probablemente así hubiesen sido los títulos de los blogs y sitios de música aquel 2 de Junio de 2005.

La noche del 2 de Junio del 2005, Franz Ferdinand se presentaba en Moscú como parte de la gira europea para promocionar su primer material discográfico lanzado el año anterior. Luego de hacer delirar a una multitud de rusos probablemente muy ebrios, la banda escocesa se disponía a volar a Nueva York para comenzar a trabajar en su próximo disco You Could Have It So Much Better. 

Pero pasaron cosas…

Ya en el aeropuerto de Domodedovo de la capital rusa, los muchachos comenzaban a realizar todo ese fastidioso protocolo burocrático antes de abordar su vuelo sin saber que algo muy loco estaba por pasar. Inesperadamente los Agentes de Inmigración detuvieron al vocalista de la banda, ya que su nombre figuraba en una lista de «amenazas» y sonaron las alarmas 🚨

Para poner un poco en contexto: Alex Kapranos es hijo de un padre griego y una madre inglesa. Al crecer en una zona bastante mala onda con los inmigrantes, su padre le aconsejó utilizar el apellido de su mamá para evitar sufrir discriminaciones por tener ascendencia griega. Por esta razón, en el pasaporte su nombre figuraba como Alex Huntley. ¿Qué tiene que ver esto con ser considerado un espía peligroso? Bueno, justamente un espía del MI6 (el servicio secreto británico) llamado Richard Tomlinson llegó a usar este seudónimo para hacer cosas peligrosas de espías. Sabes luego, guerra fría y esas ondas. Entonces desde ese momento el nombre Alex Huntley ya quedó marcado como una amenaza peligrosa en la lista de seguridad de la inteligencia rusa. ¿Muy loco, no? 🤯

En fin, luego de una hora finalmente se aclaró todo ya que los agentes se dieron cuenta de que el Alex Huntley que ellos estaban buscando debería ser un poco más viejo (13 años mayor por ahí) y que la descripción física tampoco coincidía demasiado. Acá podés ver la foto del espía verdadero (?).

Y así, luego de este confuso episodio, Franz Ferdinand pudo ir hasta Nueva York para grabar esta belleza de album.

AVISALE A LOS PERROS: