Posted on / by Mei Ayala / in Noticias

Little Richard, el p*** amo del rock

Hay que tener mucho huevo para bancarse ser una persona de color en los Estados Unidos. Más aún si es que remontamos el relato a los años ’30, década que vio nacer a un tal Richard Wayne Penniman. La cosa es que Little Richard, como sería conocido años más tarde, también nació bisexual.

Y sí. Este negro se convirtió en el puto amo, literalmente, del rock n roll.

Nacido en el seno de una humilde familia en Georgia, fue el tercero de 12 hermanos en una familia bastante conservadora. Su madre lo hizo tomar las lecciones de piano que comenzaría a encaminar su vida hacia el arte. Su padre en cambio, haciendo gala de esa hipocresía que tanto aman los religiosos, lo echó de su casa por «rarito«. El viejo era predicador en una iglesia, pero también vendía whisky ilegalmente. Un religioso, sí.

A pesar de que su padre fue una mierda con él, también lo introdujo en el mundo del gospel. Justamente fue en una iglesia de su comunidad que se empapó de música gospel para más adelante aprender a tocar el piano bajo la influencia de Eskew Reeder, Jr. alias Esquerita.

Esta men tenía un look bastante rimbomante, utilizaba maquillaje y una peluca para emular el peinado pompadour. Tal vez la persona que más influencio a Richard a nivel artístico y también para su puesta en escena.

Ya en la década del ’50, Richard ganó un concurso local de talentos y atrajó la atención de RCA Records. Con esta discográfica grabó un par de temas que no terminaron de convencer demasiado a los ejecutivos de la industria… ya sabes, esos giles que no cazan una. Sin embargo, en estas grabaciones precoces ya comenzaban a notarse algunos destellos que terminarían de explotar muy pronto.

A pesar de sus fracasos iniciales, Richard siguió buscando una discográfica que se interese en su propuesta artística y fue así que en 1955 decidió romperle las bolas a los amigos de Specialty Records, quienes finalmente decidieron apostar al negro. La condición: dejá de tocar con tus músicos, nosotros te ponemos unos sesionistas de puta madre. Ah y también vamos a hacerle algunos ajustes a tus letras porque son medio jodidas.

El primer gran hit de Richard se titulaba Tutti Frutti, la canción que lo lanzaría a la fama y tendría un millón de covers de todo el fucking mundo. Pero grabarla fue un embole con muchos idas y vueltas. La cuestión es que el término Tutti Frutti era utilizado denominar a las personas homosexuales. Eso no es todo, la letra original de la canción iba más o menos así:

Tutti Frutti, good booty / If it don’t fit, don’t force it / You can grease it, make it easy que significaba más o menos lo siguiente Tutti Frutti, buen culito / Si no entra, no lo fuerces / puedes engrasarlo, para facilitarlo. Anal sex king.

Obviamente no le iban a dejar cantar esto a un negro trolo y la letra original se reescribió varias veces hasta llegar a la versión final que es la que se convirtió en un himno del rock n roll.

El resto es historia he’i. A partir del exitazo de Tutti Frutti, llegaron temazo tras temazo. Podemos citar por ejemplo Long Tall Sally, Jenny Jenny y Good Golly Miss Molly. Así es mi estimado amigo, ese sonido frenético, esos gritos desaforados, ese estilo juvenil, enérgico y acelerado… todo, todo salió de acá:

 

Pero para entender la magnitud de lo que logró Little Richard también es necesario poner en contexto todo lo que estaba sucediendo en Estados Unidos por aquella época. Si bien la esclavitud había sido abolida hace varios años, las personas afroamericanas seguían siendo discriminadas de forma sistemática a través de leyes de segregación racial. O sea, básicamente había lugares para blancos y para afroamericanos. ¿Vos entendés? Solamente por tu color de piel el gobierno decidía si es que podías o no entrar a algún lugar.

Vivir como afrodescendiente luego ya era medio complicado, imaginate intentar pegar en la industria musical y luchar otra vez ante los artistas blancos que tenían un mayor grado de atención de los medios. Para que te hagas una idea nomás de como funcionaba: habían radios que pasaban música de artistas blancos y radios que pasaban música de artistas afroamericanos. Sencillo. ¿O acaso pensabas que es coincidencia que Elvis sea mucho más famoso que Chuck Berry y Little Richard? Já.

En este contexto, una de las rivalidades más famosas de Richard fue con Pat Boone, un cantante que se dedicaba a versionar temas de artistas afroamericanos para que los pasaran en las radios de los blancos. Adivinaste, el blanco tenía más éxito y generaba más dinero. De hecho, una infinidad de artistas blancos versionaron temas de Richard. Entre ellos podemos citar a Elvis Presley, Jerry Lee Lewis, Buddy Holly, entre otros.

Asi como su éxito fugaz, su alejamiento del mundo del rock también se produjo de manera inesperada. Según él mismo, Dios le mandó una visión de que debía alejarse de ese mundo vertiginoso y volver a sus raíces religosas. Quien sabe, capaz que los excesos de las giras, los ejecutivos rompebolas de la industria musical y la constante discriminación hicieron que todo acabe teniendo una repercusión negativa en su psíquis para que haya decidido abrirse.

Después de dedicarse al gospel por unos años, Richard intentó hacer un regreso al rock pero sin demasiado éxito. La industria, por su parte, tardó un par de décadas en reconocer su legado. Específicamente en el año 1997 lo indujeron al Salón de la Fama del Rock and Roll. Desde entonces, se mantuvo alejado del foco de los medios pero cada tanto hacía excéntricas apariciones.

A pesar de su fugaz explosión, esos pocos años serían los responsables de dar forma a gran parte de la música popular que hoy conocemos como rock, 70 años después. Solo para citar unos ejemplos: Los Beatles tomaron su clásico grito de whoooooooo, Mick Jagger se inspiró en el para sus característicos pasos de baile y David Bowie llevó al siguiente nivel lo de jugar con los roles de género. Su energía transgesora inspiró a centenares de artistas, desde el metal hasta el rap pasando también por el punk y el pop: Deep Purpple, Prince, Motorhead, AC/DC, incluso si hablamos de artistas más recientes podemos mencionar a OutKast y Bruno Mars.

Su influencia en el mundo musical se puede ver en cualquiera de los cientos de emotivos mensajes que inundaron las redes sociales el fin de semana, cuando se conoció que el Arquitecto del Rock nos había dejado a los 87 años.

'From 'Tutti Frutti' to 'Long Tall Sally' to 'Good Golly, Miss Molly' to 'Lucille', Little Richard came screaming into…

Posted by Paul McCartney on Sunday, May 10, 2020

Ciertamente podemos decir que sin Little Richard, la música de hoy día sería muuuuuy diferente. Y por eso, te decimos gracias negrito, donde sea que estés.

AVISALE A LOS PERROS: