Posted on / by Mei Ayala / in El Rincón del Poser

Vallenatos que harán lagrimear hasta al más metalero 🤘😢

Hoy estrenamos esta nueva sección llamada #ElRincónDelPoser en la que vamos a explorar un poco más esos sonidos mundanos y placeres culposos que a veces nos avergüenzan un poco. Si escuchás solamente rock, te estás perdiendo de mucha música maravillosa y nunca está de más recordar que jamás hay que avergonzarse de lo que a uno le gusta.

Así que amigo cachaquero, cumbiero, reggaetonero, trapero, dejame decirte una cosa:

VERGÜENZA DA ROBAR.

Estamos en 2020 y el mundo se acaba, así que vamos a hablar de todas estas cosas en este blog que lleva rock en el título porque no hay nada más rock n roll que hacer lo que se te canta sin importar lo que digan los demás. Y también porque estamos muuuuuy tekorei. Digamos todo.

Arrancamos esta primera edición con un sonido que tiene su orgien en el caribe colombiano: el vallenato. Así es señora, señor: el vallenato es música caribeña. La próxima vez que tengas vergüenza de admitir que cada tanto disfrutás de unos buenos vallenaticos con tus parceros, simplemente podés decir que te gusta la «música caribeña» y así de paso te hacés gua’u del sofisticado 😉

Hay muchas versiones sobre el origen de este popular ritmo, pero todas ellas tienen ciertas características en común:

  • Era una forma de contar historias o llevar noticias a distintos pueblos. Los «cantores» viajaban de pueblo en pueblo recitando estas anécdotas y la gente se juntaba para escucharlos.
  • Combina elementos de varias culturas: la estructura de los versos es una herencia española, el acordeón fue incorporado gracias a inmigrantes alemanes, la caja vallenata que marca el ritmo proviene de los pueblos afrocolombinos y por último, la guacharaca que era un instrumento de los nativos de colombianos de la Sierra Nevada.
  • Tuvo sus orígenes en la clase trabajadora de la región de Santa Marta y aunque los historiadores todavía no se pusieron completamente de acuerdo, se estima que fue hace 200 o 300 años.
  • Francisco El Hombre es el hombre que personifica a la leyenda del primer «juglar» vallenato. Es mencionado incluso en Cien Años de Soledad (Garcia Márquez). Supuestamente, Francisco era tan bueno con el acordeón que desafió a un duelo al Diablo… [SPOILER ALERT] y le ganó.

¿Cómo se popularizó el vallenato en nuestro país?

Existe una versión completamente inchequeable que sostiene que este género ganó popularidad en nuestro país gracias al fútbol. Entre finales de los ’80 y principios de los ’90, eran varios futbolistas paraguayos militando en Colombia: Gerardo «Monito» González, Juan Manuel Battaglia, Roberto «Gato» Fernández y Roberto Cabañas, por citar solo algunos. Dicen que a estos buenos muchachos les gustaba mucho el vallenato y comenzaron también a escucharlo en nuestro país.

Fútbol, música popular, fiesta… me parece una teoría bastante creíble.

Ok amigos, luego de un poco de historia, desempolvamos esos viejos CDs de los años 90, para redescubrir algunos clásicos del vallenato con una selecta lista que hará soltar lágrimas hasta al más chalequito. Sabemos que extrañas a tu 2li, Ramón.

Sugerimos acompañar estas melodías con una exquisita mezcla de pomelo y tu caña de preferencia. ¡Salud, parce!

Los Diablitos – Los Caminos de la Vida

Imposible hablar de canciones nostálgicas sin recordar este clásico compuesto por Omar Geles allá por el ’93. Una canción que relata las vivencias de una humilde familia y que luego se convertiría en tema insignia de la banda.

Binomio de Oro – Olvidala

Sin dudas, otra de las agrupaciones que ayudó al vallenato a alcanzar gran popularidad internacional fue Binomio de Oro. El dúo compuesto por Israel Romero y Rafael Orozco nos dejó clásicos como este:

Los Chiches Vallenato – Tierra Mala

Directamente desde 1988 llega este temazo, que fue incluido en el primer material dicográfico de Los Chiches bajo la dirección artísticas del gran Pedro Muriel.

Pfff, mirá este video papá… es el mismísimo Freddie Mercury criado a base de café y arepas.

Los Inquietos del Vallenato – Quiero Saber De Ti

Un tema especial para la lloradera teniendo en cuenta nuestro contexto actual.

Binomio de Oro – Quiero Que Seas Mi Estrella

Son las 4 de la mañana, la birra ya está caliente, hay una patrullera frente a tu casa, pero nada de eso importa porque la farra tiene que continuar si está sonando este temón.

Mirá lo que eran esos efectos visuales papáááá.

Los Diablitos – Busca Un Confidente

¿La chica que te gusta te cuenta todo sobre su relación amorosa pero no a vos te da bola? Bueno, no seas un amigo de mierda y escuchale. Y si no querés ser su amigo, abrite. No caretees amistad solo para levantar, gil.

Ah, pero si querés darle al lamento, dale play a esto:

 

Los Inquietos del Vallenato – Nunca Niegues Que Te Amo

Bueno, si vamos a llorar, vamos a llorar bien nomás ya. Este men sí que estaba triste.

Jorge Celedón – Cuatro Rosas

El bueno de Jorgito arrancó su carrera en el vallenato uniéndose a Binomio de Oro a mediados de los 90. En ese periodo le dio voz a muchos clásicos de la banda.

Ya por los años 2000, Celedón le dijo aper a Binomio y arrancó su carrera como solista para regalarnos temazos como este:

Los Chiches Vallenatos – Muchacha Encantadora

Por supuesto que no podía faltar en esta lista el tema que Pipino Cuevas escucha en su pileta a las 8 am mientras festeja el año nuevo mamadísimo.

Bueno, acá les dejamos también el video de Los Chiches para dimensionar la locura que generaban estos lindos muchachos (!). ¿Beatlemanía? Pfffffffffff, Chichemanía papá.

 

¿Ya te dio sed verdad? Si querés continuar nomás ya de largo, abrirte del home-office y darle duro al trago, te dejamos esta playlist que encontramos por ahí y tiene muchos clásicos más.

 

AVISALE A LOS PERROS: